Respeta la Vida Oración y Acción

GUÍAS MENSUALES PARA ORACIÓN

Diciembre 2021

(Available in English and Spanish.)

RLPA-21-12-prayer-guide-spn.png

Reza

Padrenuestro, 3 Ave Marías, Gloria

Reflexiona

Cada año durante el Adviento,  nos preparamos para celebrar el nacimiento de Cristo nuestro Salvador en la Navidad. Durante esta celebración gozosa, recordamos el camino que recorrió la Sagrada Familia de Nazaret a Belén. Lejos de su casa, pobres y con grandes necesidades, María y José encuentran refugio en un sencillo establo. Pero este humilde entorno entre el ganado enseguida acoge al ejército celestial de ángeles y al mismo niño Jesús.

Hoy día, en nuestras comunidades hay mujeres que están embarazadas y en la pobreza, tal vez sin un hogar, y en gran necesidad. A menudo se sienten solas, asustadas y abrumadas, sin saber a dónde acudir. Durante este tiempo difícil, las madres gestantes necesitan tener un refugio propio. Al igual que la Sagrada Familia, ellas dependen de la amabilidad de los demás. Este año, que el relato de la primera Navidad nos inspire a acercarnos a las madres necesitadas. Que de manera proactiva y amorosa busquemos ofrecerles apoyo y aliento mientras se preparan para acoger a sus hijos. Al contestar este llamado, que podamos ayudar a las madres para que sientan la alegría, esperanza y paz del Niño Jesús.

Actúa

(elije una)

  • Ofrece la Oración por las madres embarazadas por la intención de este mes.
     

  • Contacta con el ministerio diocesano Respetemos la Vida (sólo en inglés). Pregunta aproximadamente dónde  puedes apoyar a madres necesitadas, como ofreciéndote de voluntario en un centro local de atención a embarazadas o donando artículos para bebés.
     

  • Ofrece algún otro sacrificio u oración que quieras realizar por la intención de este mes.

Un paso más

¡Aprende más sobre cómo puedes apoyar a madres necesitadas siguiendo @walkingwithmoms en Instagram!

¿Sabías?

La Inmaculada Concepción (sólo en inglés) celebra a María concebida en el vientre de santa Ana sin mancha del pecado original. Algunos confunden esta solemnidad con la Anunciación, en la que la Iglesia celebra la concepción de Jesús en el vientre de la Santísima Madre. Aunque es importante entender la diferencia, ambas celebraciones destacan la belleza y bondad del don que Dios nos da en una nueva vida.